Bienvenidos a la Congregación Hermanas de Betania
Chile

Hermanas de Betania es una congregación de religiosas nacida en Chile, en el año 1922. Nace a raíz de la necesidad que existía en Chile para la Cristianización de las familias.

Un amor delicadísimo a Jesús llevó a la Rvda. Madre Domitila Huneeus Gana a fundar la Congregación Hermanas de Betania, para que Jesús encontrara aquí en la tierra refugio, descanso, recuperación, compañia y consuelo.

"Siguiendo su camino, entraron en un pueblo, y una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María, que se sentó a los pies del Señor y se quedó escuchando sus palabras. Mientras tanto Marta estaba absorbida por los muchos quehaceres de la casa. En cierto momento Marta se acercó a Jesús y le dijo: 'Señor, ¿No te importa que mi hermana me haya dejado sola para atender? Dile que me ayude.' Pero el Señor le respondió: 'Marta, Marta, tú andas preocupada y te pierdes en mil cosas: una sola es necesaria. María ha elegido la mejor parte que no le será quitada.' "(Lucas 10, 38-42)

El hogar de Betania de Judea estaba constituido por los hermanos, Lázaro, Marta y María. Este hogar estaba sufriendo a causa de la ausencia de la hermana María que llevaba una vida frívola, alejada del ambiente familiar. Jesús visitó esta familia, conoció su dolor, preocupándose por ella. Se hizo el encontradizo con María en sus correrías apostólicas, conquistando a cambio este corazón, volviendo la alegría a ese hogar donde llegaba a descansar de sus actividades misioneras. Ahí encontraba personas que le correspondían a su amor, con amor: Marta en las acciones, María en la oración.

Es así, que la Hermana de Betania en su vida religiosa debe identificarse en el quehacer de las Hermanas de la casa de Betania de Judea. Estar atenta a la gracia recibida por el Espíritu Santo que la lleva al fiel cumplimiento de vivir los consejos evangélicos, a una gran entrega de amor en su apostolado, de cristianización de las familias, especialmente aquellas más necesitadas en su aspecto no sólo material sino también espiritual. Es una misión sublime ir en busca de las almas, para darles a conocer el amor de Cristo, por medio de su Palabra contenida en el Evangelio.