Ser de Betania


Qué significa ser Hermana de Betania

SER: Sencilla, humilde, fiel, respetuosa, servicial, piadosa, sensible. Y cada hermana debe ser alma profundamente Eucarística, participando diariamente en el Sacrificio Eucarístico, la Religiosa renueva el ofrecimiento de sí misma al Señor.

TENER: Profundo amor a Dios, a la Iglesia y sus Pastores, a nuestros hermanos, inquietud por el avance del Reino de Dios. Donde la hermana se presentará en la Iglesia orante y penitente, no sea solamente interior e individual, sino también exterior y social.

IR: Donde están los pobres, campo y la ciudad, población, Parroquia, visita a los hogares donde la obediencia nos mande, en FIDELIDAD al CARISMA. Lo que nos identifica a cada una de nosotras es mirarse en María y comparar el valor que da a la ACCION con el que da a la ESCUCHA, no para oponer las dos actitudes, sino para coordinarlas según la medida de su vocación concreta, y para que la escucha tenga siempre la primacía. Todo lo demás ha de ser dejado de lado por EL.


"Id por todo el mundo, predicad el Evangelio a todas las criaturas" (Mc.16, 15)